Seleccionar página

Desde la puesta en marcha de la fase cuatro del Plan Control Territorial, impulsado por el Gobierno del Presidente Nayib Bukele, la Policía Nacional Civil (PNC) contabiliza la baja de un 57 % de los homicidios en El Salvador.

De acuerdo con las estadísticas de la Policía, entre el pasado 19 de julio (día que inició la fase cuatro de la estrategia de seguridad) y el 12 de septiembre, suman 96 asesinatos.

La cifra está por debajo de los 222 crímenes reportados en el mismo período de 2020, cuando aún no se implementaba esa fase denominada “Incursión”.

La fase cuatro consiste en el ingreso de equipos élites de la Policía y de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) a colonias, comunidades, cantones, y caseríos donde se reporta fuerte presencia de pandillas, con el propósito de detener a delincuentes con órdenes activas de captura.

Aunque la reducción de los asesinatos inició desde que se puso en marcha la estrategia de seguridad del Gobierno del Presidente Bukele, el 20 de junio de 2019, con la aplicación de la fase de “Incursión” la baja ha sido más evidente.

También se ha mantenido una reducción sostenida de otros delitos de alto impacto como extorsiones, violaciones sexuales, hurto y robo de vehículos, entre otros.

Entre los ejes principales del Plan Control Territorial se destacan el combate frontal a los grupos de pandillas y estructuras del crimen organizado y del narcotráfico, además de la recuperación de los centros históricos de las ciudades comerciales mediante el trabajo articulado de la Policía y la Fuerza Armada.

Esto se aborda con la incursión que desarrollan policías y militares, aunado a que se utiliza tecnología de última generación que permite la pronta localización de miembros de pandillas que intentan esconderse de las autoridades.