Seleccionar página

La crecida del río Marchala, en Ocotepeque, Honduras, provocó fuertes daños en la infraestructura vial de esta zona fronteriza, por lo que el paso del vecino país hacia El Salvador está bloqueado, debido a las lluvias de las últimas horas.

De acuerdo con la última información de medios de comunicación hondureños, el afluente volvió a crecer en su cauce, por lo que la carretera que conduce hacia la frontera El Poy, en el norte del departamento de Chalatenango, quedó con hundimientos y tuberías dañadas y se encuentra inhabilitada.

Honduras es uno de los principales socios comerciales de El Salvador y, para que esta situación tenga un impacto mínimo en el intercambio de mercancías, el Gobierno del Presidente Nayib Bukele anunció las rutas alternas para la circulación de carga internacional y también para la movilización de personas o vehículos livianos.

La Dirección General de Aduanas, dependencia del Ministerio de Hacienda, informó que “debido a inconvenientes ocasionados por las lluvias en las carreteras hondureñas, informamos a nuestros usuarios que el paso fronterizo de El Poy se encuentra temporalmente cerrado”.

Así, la institución indicó que se pueden utilizar las rutas de El Amatillo (para el tránsito de personas) y el puesto de Anguiatú, que requiere entrar a Honduras vía la aduana El Florido, Guatemala.

También la Dirección General de Migración y Extranjería, dependencia del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, recordó que estas son dos rutas idóneas para poder llegar a Honduras.

Las instituciones del Gabinete Económico de El Salvador han activado servicios digitales para poder efectuar el papeleo con anticipación y así reducir los tiempos de importaciones y exportaciones.

El Gobierno del Presidente Bukele reitera el llamado a la precaución en esta época lluviosa para que la ciudadanía evite pasar por sitios vulnerables, ya sea en vehículo o a pie, y atienda el llamado de las autoridades de la Comisión Nacional de Protección Civil.